martes, 11 de octubre de 2011

1986- ALF


ALF fue la última de una lista de series de humor norteamericanas (como "Mork and Mindy" o "Mi Marciano Favorito") basadas en colocar a un alienígena en un típico hogar terrestre -si es que existe tal cosa- de tal forma que pudiéramos examinar nuestro propio mundo a través de sus ojos y darnos cuenta de lo estúpidos que somos en realidad. Se trataba de una comedia que discurría por la fina línea que separa la sátira insultante al sistema de vida occidental, de la defensa de la moral tradicional americana

ALF es una "forma de vida alienígena" de 230 años de edad, cuyo auténtico nombre era Gordon Shumway. Nació en el "Lower East Side" del planeta Melmac y su aspecto es una mezcla de oso hormiguero y orangután enano. Su llegada a la Tierra se produjo de forma dramática: su nave espacial (un modelo deportivo llamado Phlegm 220) se estrella contra la casa de los Tanner, una típica familia de clase media norteamericana residente en los suburbios. ALF se queda a vivir con ellos, provocando las esperadas molestias derivadas de sus extraños hábitos (le gusta comer gatos) y fuerte personalidad. ALF no entiende lo que son los buenos modales y expresa sus opiniones con una claridad meridiana y sin consideraciones a la sensibilidad del interlocutor. A los niños les encantaba por su irreverencia y su afición a la cultura popular (todo lo que sabe de la Tierra es lo que ve en la televisión). Cada episodio se centra en un conflicto diferente con ALF normalmente en el centro, pero los Tanner -incluso su gruñón padre, Willie- no dejarán de mostrarse protectores, leales y cariñosos con el peludo alienígena.

ALF fue creado por el mago y humorista Paul Fusco, y no tardó en convertirse en una estrella internacional. España no fue sino uno de los más de 60 países en los que se emitieron los 102 episodios de 30 minutos de esta serie. Su popularidad propició también la producción de una serie de dibujos animados y una película, "ALF: The Movie".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada