martes, 28 de octubre de 2014

1961- THE STAR ROVERS




Ya hemos comentado extensamente en este blog la importancia para el género en su versión gráfica que tuvieron las colecciones de ciencia ficción que DC publicó en la década de los cincuenta y sesenta: “Strange Adventures” y “Mystery in Space”, ambas creadas por Julius Schwartz, uno de los mejores editores de la historia del medio. En sus respectivas entradas hemos ido analizando algunas de las series que fueron apareciendo en esos títulos: Star Hawkins, Adam Strange, el Museo del Espacio o los Caballeros Atómicos. El peculiar y no siempre bien avenido trío de personajes que ahora comentamos también nació y vivió su breve existencia en las páginas de esas dos míticas colecciones.

domingo, 26 de octubre de 2014

1980- EL FINAL DE LA CUENTA ATRÁS – Don Taylor




Las historias de viajes en el tiempo que quieren abordar el tema con cierta seriedad son terreno resbaladizo. Las paradojas temporales, los universos paralelos, las historias alternativas, los puntos dunbar… son conceptos que desafían la lógica cotidiana y que pueden dar dolor de cabeza no sólo al espectador/lector sino también al autor que debe tratar no sólo de atar todos los cabos con una mínima coherencia, sino de atreverse a plantear y resolver ideas desafiantes que animen a la reflexión. “El final de la cuenta atrás” no supo hacerlo.

viernes, 24 de octubre de 2014

1943- EL JUEGO DE LOS ABALORIOS -Herman Hesse




No es habitual que los grandes nombres de la Literatura, así con mayúscula, aparezcan en este blog. La ciencia ficción –como en general toda la literatura de género- ha sido a menudo despreciada silenciosamente por aquellos que se consideran guardianes y practicantes de la “Alta Cultura”. Pero de vez en cuando alguno de ellos encuentra que una ambientación futurista puede servir a sus propósitos. Fue el caso del escritor alemán naturalizado suizo Herman Hesse y de la obra que ahora comentamos. Eso sí, la élite intelectual nunca reconocerá que el libro en cuestión pueda encuadrarse en un género “menor” como la ciencia ficción.

lunes, 13 de octubre de 2014

2005- LA GUERRA DE LOS MUNDOS – Steven Spielberg






La novela “La Guerra de los Mundos” de H.G.Wells, es una de las obras clásicas por excelencia en el ámbito de la ciencia ficción. Y ello por una buena razón: fue la primera historia de invasiones alienígenas. Desde su aparición en 1898, nunca ha dejado de reeditarse una y otra vez y ha tenido una enorme influencia en incontables escritores y cineastas, viéndose adaptada a todos los medios imaginables.

viernes, 3 de octubre de 2014

1979- TRANSFIGURACIONES - Michael Bishop


Aparentemente, el tipo de novela de ciencia ficción con inclinación antropológica que cultiva Michael Bishop es engañosamente sencilla. Sólo aparentemente. En su primera y no adecuadamente valorada novela, “Un Funeral para los Ojos de Fuego” (1975), la premisa (trasladar a un pueblo alienígena fuera de su planeta) evoluciona hasta componer un gran y complejo tapiz antropológico lleno de historias dentro de historias. En “Caras Robadas” (1977), el misterio biológico tras una virulenta epidemia crece hasta convertirse en una exploración pesadillesca de la descomposición del cuerpo, la sociedad y la memoria.

La novela corta “Muerte y Dominación entre los Asadi” (1973), nominada a los premios Hugo y Nébula, sigue una pauta similar. Concebida como una serie de notas y transcripciones de observaciones reunidas y publicadas tras la desaparición de su autor, un xenólogo cultural llamado Egan Chaney, acabó formando el prólogo de lo que luego se ampliaría hasta ser la novela titulada “Transfiguraciones” (1979).

domingo, 28 de septiembre de 2014

1980- FLASH GORDON -Mike Hodges




Cuando George Lucas quiso hacer su propia película de ciencia ficción épica, pensó en primer lugar en utilizar a Flash Gordon, personaje cuyos seriales de los años treinta había absorbido con avidez siendo niño cuando fueron repuestos en la televisión. Sin embargo, los derechos del apuesto héroe rubio eran tan caros que debió abandonar sus pretensiones y crear desde cero su propia space opera. El resultado es historia y se llamó “Star Wars” (1977). La gran ironía con la que se encontró Lucas es que el éxito de su película propició, precisamente, el regreso cinematográfico de Flash Gordon.

lunes, 22 de septiembre de 2014

1956- PLANETAS MORALES - Philip K.Dick


 


El trabajo primerizo de Dick, en el que se incluyen novelas como “Lotería Solar” (1955) o esta que ahora comentamos (titulada originalmente “The Man Who Japed”, El Hombre que Bromeaba”, de una extensión relativamente breve), fue mucho más directo en su estructura narrativa y trabajo de caracterización que las complejas exploraciones sobre la naturaleza de la realidad que constituirían el núcleo de su obra años más tarde.