martes, 26 de mayo de 2020

1960- LOS GUARDIANES DEL TIEMPO – Poul Anderson


Las historias de viajes al futuro suelen poner el énfasis en la descripción de los cambios que, para bien o para mal, experimentará la sociedad y la tecnología. Cuando se trata de ir al pasado, sin embargo, suele recurrirse al mecanismo de la paradoja temporal, ya que brinda buenas posibilidades para construir un thriller a su alrededor. Heinlein añadió drama cotidiano y aventura en novelas como “Puerta al Verano” (1956); y “El Fin de la Eternidad” (1955), de Isaac Asimov, fue el prototipo de narraciones que incluían poderosas organizaciones burocráticas que trataban de evitar las consecuencias potencialmente desastrosas que podían derivarse del desplazamiento temporal. Poul Anderson cogió elementos de sus dos colegas contemporáneos y los llevó a un nuevo nivel utilizando su pasión por la Historia.

domingo, 24 de mayo de 2020

2014- PREDESTINATION – The Spierig Brothers


En términos teológicos, la idea de la Predestinación significa que Dios crea a los seres humanos con un destino ya fijado. Dado que Dios es omnisciente y todopoderoso, los humanos estaríamos siguiendo un camino ya conocido y establecido por el Creador. Y esto, claro, tiene también consecuencias no solo en esta vida sino en la siguiente. Según los detractores de tal postura, ¿qué sentido tiene esforzarse por mejorar, por tratar de hacer el Bien, si nuestro destino está ya marcado y, por tanto, también fijada nuestra salvación o condenación futura? Estos críticos creen, por el contrario, en el Libre Albedrío, esto es: la gente tiene la capacidad de elegir qué camino tomar y, por tanto, determinar su destino, tanto en la Tierra como en el Más Allá. Este dilema existencial es el que aborda la película que abordo a continuación. Película que, por cierto, es muy difícil comentar sin revelar puntos clave de la trama, por lo que aviso de que la reseña contendrá spoilers.

domingo, 17 de mayo de 2020

1948- MONO Y ESENCIA – Aldous Huxley


La mayoría de la ficción escrita por Aldous Huxley es muy distinta en contenido y estilo a su obra más insigne y conocida, “Un Mundo Feliz” (1932). El escritor, sin embargo, volvió a utilizar la mezcla de sátira y crítica social en un marco de ciencia ficción en otras novelas, como “La Isla” (1962) o esta que ahora comentamos, “Mono y Esencia”, una historia pesimista, incluso terrorífica a ratos, ambientada en una distopía futurista. Pero no una derivada de la estricta planificación social como era el caso de “Un Mundo Feliz”, sino de la destrucción y el caos derivados de una guerra nuclear.

lunes, 11 de mayo de 2020

2014- AL FILO DEL MAÑANA – Doug Liman


Atrapado en el Tiempo” (1993), aquella película en la que Bill Murray quedaba cautivo de un bucle temporal, condenado a vivir el mismo día una y otra vez, es un clásico muy popular de la comedia fantástica. Su premisa básica, la del hombre obligado a repetir interminablemente la misma secuencia temporal hasta que reúne todo lo que ha aprendido y da con la estrategia ganadora que le permitirá escapar de la situación, fue adoptada desde poco tiempo después de su estreno por otras muchas películas, como “12:01, Testigo del Tiempo” (1993), “Retroactive” (1997), “Repeaters” (2010)... De esa idea bebió incluso toda una serie de televisión, “Atrapado en el Tiempo” (2006-7). Quizá la más destacable de todos esos productos sea “Código Fuente” (2001), film en el que Jake Gyllenhall se veía proyectado a la mente de otra persona del pasado inmediato y tenía que repetir una y otra vez los últimos minutos a bordo de un tren que iba a ser destruido por una bomba terrorista.

Pues bien, “Al Filo del Mañana”, basado en la novela juvenil “All You Need Is Kill” (2004), escrita por Hiroshi Sakurazaka, recupera esa premisa (el autor reconoció expresamente la influencia en ella de “Atrapado en el Tiempo”), aunque abordándola desde el subgénero de la ciencia ficción bélica. El guión cinematográfico, eso sí, efectúa cambios respecto a la novela para hacer más comprensible su ciencia ficción, especialmente lo referente a las reglas que gobiernan los bucles temporales, y reformular la trama en algo más afín a la narrativa tradicional hollywoodiense.

viernes, 8 de mayo de 2020

PODCALIPTUS - Los Robots de Asimov 2


 Continuamos hablando del gran Isaac Asimov y su saga robótica. Hoy os contamos y analizamos las obras siguieron a "Yo, Robot", como se relacionan con tradiciones literarias previas y cuales son los interrogantes que abordan, así como se fusionan con la otra gran saga del viejo maestro: la de la Fundación. Para acabar, repasamos como han influido el legado de Asimov en el mundo cultural, sobre todo -aunque no sólo- en el cine. Y echándonos unas risas, claro. ¡Esperamos que os guste!

Podeis escuchar el programa o descargarlo en este enlace

.

1996- TERMINAL CITY – Dean Motter y Michael Lark


En el mundo del comic, a Dean Motter se le conoce principalmente por su “Mister X”, publicado originalmente por la editorial canadiense Vortex allá por los ochenta y en el que colaboró con varios artistas independientes de importancia. Se trataba de la historia de un arquitecto que luchaba por salvar el alma de su ciudad después de que sus diseños fueran manipulados para provocar la locura en los habitantes de la urbe. Fue un comic con una estética muy particular que, por ejemplo, influyó en películas en las que la ciudad jugaba un papel muy importante, como “Brazil” (1985), “Batman” (1989) o “Dark City” (1998).

domingo, 3 de mayo de 2020

2013- EUROPA ONE – Sebastián Cordero


Europa es uno de los lugares más fascinantes de nuestro Sistema Solar. Sexta luna joviana, su superficie está cubierta por una espesa capa de hielo bajo la cual se cree que puede existir un océano templado por el calor procedente de actividad volcánica. Estableciendo una analogía con las condiciones de la Tierra, esta dinámica podría facilitar la aparición de vida microbiana. Así que no es de extrañar que la idea de colonizar Europa haya sido adoptada por cierto número de novelas, como “Europa Strike” (2000) de Ian Douglas; o “El Sueño de Galileo” (2009), de Kim Stanley Robinson. En el cine, el único film que tocó el tema fue “2010” (1984), la secuela de “2001: Una Odisea del Espacio” (1968), en la que los aliens responsables del famoso monolito terraformaban la luna para que la vida pudiera evolucionar allí. La idea de explorar Europa, de lograr que una nave tripulada aterrice en ella para aventurarse luego en ese supuesto océano, tiene un gran potencial como ficción de aventuras.