miércoles, 15 de febrero de 2017

1984- DE VUELTA A CASA – Abulí y Bernet


Existen en el comic binomios creativos que han quedado fuertemente asociados en la mente de los aficionados a ciertos géneros. Por ejemplo, Pierre Christin y Jean-Claude Mezieres a la ciencia ficción (“Valerian”), Jean-Michel Charlier y Jean Giraud al western (“Blueberry”), Roy Thomas y John Buscema a la fantasía heroica (“Conan el Bárbaro”) o Rene Goscinny y Albert Uderzo al humor (“Asterix”). En el caso del guionista Enrique Sánchez Abulí y el dibujante Jordi Bernet, el género que viene inmediatamente a la cabeza es el de la serie negra. Sobre todo, claro, gracias a su mundialmente famoso asesino “Torpedo 1936”, pero también a otras obras, como “Ab Irato” o la antología “Historias Negras” en las que transitaron por los recovecos más oscuros de la naturaleza humana. “De Vuelta a Casa” no es una excepción, puesto que se trata sobre todo de una obra que se ajusta principalmente a los parámetros conceptuales y estéticos del género negro.

La razón por la que he elegido comentarla aquí es, en primer lugar, porque su premisa inicial sí puede calificarse sin problemas de ciencia ficción. En segundo lugar, porque ilustra perfectamentte la flexibilidad del género a la hora de fusionarse con otras temáticas y enfoques distintos a los normalmente adoptados por los autores especializados en CF. Y, también, porque su lectura supone un agradable cambio respecto a obras de corte más tradicional.

jueves, 9 de febrero de 2017

2013- ELYSIUM – Neill Blomkamp


En 2009, Peter Jackson en su vertiente de productor y el estudio Tri-Star Pictures se arriesgaron a invertir en un nuevo talento que, a pesar de no haber dirigido todavía ninguna película, sí había sorprendido a propios y extraños con su corto “Alive in Joburg”. Con treinta millones de dólares a su disposición, este realizador novel, el sudafricano (aunque residente desde hacía tiempo en Canadá) Neill Blomkamp escribió y dirigió (junto a su esposa Teri Tatchells) “Distrito 9”, donde bajo el formato de un falso documental mezclaba la sátira social con la acción frenética y exhibía unos efectos visuales que la hacían parecer más superproducción de lo que en realidad era.

“Distrito 9” triunfó en taquilla e hizo de su director una figura en ascenso dentro del género de la ciencia ficción.. De un solo salto, Blomkamp había llegado a la liga mayor de Hollywood. Su regreso, no obstante, se hizo esperar. Hubieron de pasar cuatro años hasta que se estrenara “Elysium”, su segunda película. Como en “Distrito 9”, Blomkamp volvió a insertar un mensaje político-social en el marco de una historia de CF, pero a pesar de contar con un presupuesto de 120 millones de dólares y una calificación “R” que le permitía mayor libertad de movimientos, la idea resulta aquí menos fresca que en su debut y la combinación de género y tema adolece de múltiples defectos.

domingo, 5 de febrero de 2017

1980 – EL MAESTRO CANTOR -Orson Scott Card


A priori, la música no es algo que uno relacione inmediatamente con la ciencia ficción. Cuando pensamos en los elementos y temas centrales del género vienen a la mente los viajes por el espacio y el tiempo, los alienígenas, los imperios galácticos o la tecnología futurista. Sin embargo, a menudo olvidamos que la buena ciencia ficción utiliza todas esas piezas sólo como decorado o excusa para narrar lo que verdaderamente importa, esto es, los devenires del ser humano y cómo éste se enfrenta a problemas y desafíos, ya sean estos viejos o nuevos.

¿Y acaso hay algo más humano que la música? Desde el principio de los tiempos, hemos encontrado en ella entretenimiento y espiritualidad, técnica y arte; la hemos utilizado para expresar las emociones y también para relacionarnos con los demás. La música forma parte de nuestra vida, privada y pública. Puede disfrutarse en la intimidad del hogar o en multitudinarios conciertos. Todos tarareamos, silbamos, canturreamos o tocamos algún instrumento. Somos conscientes del poder de la música para alterar nuestro estado de ánimo, transmitir mensajes, crear himnos inspiradores…y, sin embargo, no sabemos de qué recóndita parte de nuestro cerebro procede esa necesidad de crear y disfrutar de esas combinaciones de acordes, ritmos y armonías que acompañan nuestros días. “El Maestro Cantor”, de Orson Scott Card, hace de la música y el canto su núcleo central.

jueves, 26 de enero de 2017

1998- EL SHOW DE TRUMAN – Peter Weir


La idea de alguien que descubre que su vida es una mentira, de que todo lo que ve o sabe es falso, es tan sugerente que se ha utilizado en incontables relatos y películas. Ficciones tan dispares como “El Mago de Oz” (1939) o “Matrix” (1999) contaban con protagonistas que despertaban para darse cuenta de que todo lo que habían experimentado hasta ese momento era un sueño o una ilusión. Normalmente, este tipo de historias narran las experiencias de esos protagonistas. “Donnie Darko” (2001) u “¡Olvídate de Mí!” (2004) tratan de personajes que, por azar o por elección, se han desconectado del mundo. Algunas veces, la ciencia ficción o la fantasía no juegan papel alguno, sino que las narraciones toman la forma de thriller, como “Alarma en el Expreso” (1938) o “Luz de Gas” (1944), las cuales tienen personajes que, por razones diversas, son inducidos a creer que lo que experimentan es falso o viceversa. Se han imaginado incluso historias en las que la vida de una persona resulta ser una ficción en la realidad de un tercero, como en el clásico corto de Paul Bartel, “The Secret Cinema” (1968), o la comedia “Más Extraño que la Ficción” (2006).

Así que no hay nada nuevo bajo el sol. ¿Por qué, entonces, “El Show de Truman” gustó tanto en su momento y hoy, casi veinte años después, sigue manteniendo todo su interés y vigencia?

lunes, 23 de enero de 2017

COLABORACION CON LOS RETRONAUTAS - LA SUPERPOBLACIÓN Y LA CF


Nueva colaboración con el podcast de los Retronautas, en esta ocasión para hablar sobre la superpoblación en la ciencia ficción, con atención especial -no podía ser de otra manera- a la novela "¡Hagan Sitio! ¡Hagan Sitio!", de Harry Harrison; y su mucho más famosa adaptación cinematográfica, "Cuando el Destino nos Alcance". ¡Disfrutadlo!

Enlace al programa.

jueves, 19 de enero de 2017

H.R. GIGER


Giger fue probablemente el artista y diseñador más importante y peculiar de la ciencia ficción cinematográfica. En vez de seguir el estilo puramente tecnológico o naturalista de maestros como Virgil Finlay, Chris Foss, Frank Kelly Freas o Jim Burns, se movió a sus anchas entre lo surrealista y lo erótico, creando imágenes que fusionaban lo orgánico y lo tecnológico. Sus pinturas eran algo nuevo y muy diferente que retrataba una verdadera biotecnología alienígena. Él mismo bautizó sus visiones como “biomecánica”, visiones que tomaban casi siempre formas humanas y monocromáticas mezcladas con grotescos apéndices o fondos barrocos de inspiración mecánica.

sábado, 14 de enero de 2017

1997- TROPAS DEL ESPACIO - Paul Verhoeven (y 2)


(Viene de la entrada anterior)

Como le había pasado al libro –y le sigue pasando-, a la película le llovieron las críticas que la acusaban de defender valores fascistas. Estos ataques no están en mi opinión justificados. En primer lugar, la historia retrata una sociedad militarista y, sí, fascista –los anuncios televisivos adoctrinadores ensalzando el ejército y la patria, animando a los niños a manejar armas y “contribuir” al esfuerzo de guerra; varios símbolos están inspirados en la iconografía nazi e incluso el uniforme de oficial de inteligencia de Carl está claramente inspirado en el de las SS-, pero no se expone ningún argumento a favor de la misma como algo deseable. Es más, Verhoeven adopta un enfoque claramente satírico, burlándose y exagerando lo expuesto por Heinlein en el libro, convirtiendo en burda parodia sus argumentadas razones para que una sociedad mantenga un ejército fuerte.