martes, 24 de mayo de 2016

2006- GUERRA MUNDIAL Z – Max Brooks




¿A qué responde la reciente y aún vigente moda de los zombis? Hay quien afirma que es un barómetro de nuestras ansiedades colectivas y que la proliferación de películas y literatura de ese subgénero desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 no es sino un reflejo de la angustia ante una muerte antinatural, encarnada en escenas propias de un apocalipsis: montones de cadáveres insepultos, calles desiertas y desintegración de la vida comunitaria. Otros interpretan a los zombis como construcciones culturales que definen los miedos que anidan en nuestro subconsciente: la enfermedad que corroe el cuerpo, la pérdida de identidad, la soledad, la desaparición del entorno social y familiar…

jueves, 19 de mayo de 2016

1969- EL VALLE DE GWANGI – James O´Connolly


No creo que sea necesario demostrar la versatilidad del western como género. Su marco geográfico, temporal y conceptual ha permitido contar todo tipo de historias, pero sin duda sus pioneros cinematográficos no pensaron que un día a alguien se le ocurriría mezclar el desierto y los cowboys con dinosaurios. Eso es precisamente lo que hace “El Valle de Gwangi”, una idea que, sobre el papel, es atractiva para cualquier amante del cine de aventuras. Y, sí, ofrece mucho de ambas cosas y contiene al menos una de las secuencias imprescindibles para cualquier entusiasta del cine de dinosaurios. El problema es el mismo del que adolecían muchas de las películas de monstruos en las que participó el legendario artista de los efectos especiales Ray Harryhausen, desde “El Monstruo de los Tiempos Remotos” hasta “La Isla Misteriosa”: los efectos especiales son mucho mejores que el resto de la película.

lunes, 9 de mayo de 2016

1951- FLASH GORDON - Dan Barry



Alex Raymond dibujó la plancha dominical de Flash Gordon desde enero de 1934 hasta abril de 1944, cuando se alistó en los Marines para combatir en la Segunda Guerra Mundial. Fue durante esa etapa inicial que el personaje consiguió un rotundo éxito, siendo adaptado a otros medios y protagonizando tres seriales cinematográficos que aún lo hicieron más popular. Los sucesores de Raymond en el comic siguieron su estela, pero carecían de la brillantez artística de su predecesor y tampoco pudieron aprovecharse de unos guiones, escritos por Don Moore, que cada vez se antojaban más rancios. Austin Briggs, el ayudante de Raymond y un dibujante bastante competente, se hizo cargo de la página dominical desde mayo de 1944 a junio de 1948. También dibujó la tira diaria –que contaba historias diferentes de la plancha dominical- desde su arranque el 27 de mayo de 1940 hasta su cancelación en junio de 1944-. Emmanuel Mac Raboy sustituyó a Briggs en la página dominical en 1948, permaneciendo en ella hasta su muerte en 1967.

sábado, 30 de abril de 2016

2010-SPLICE: EXPERIMENTO MORTAL – Vincenzo Natali




El canadiense Vincenzo Natali debutó como realizador cinematográfico con la original “Cube” (1997), un extraño e ingenioso thriller a mitad de camino entre el terror y la ciencia ficción conceptual que le valió elogiosas críticas. A continuación rodó “Cypher” (2002) y “Nothing” (2003), también adscritos a la ciencia ficción y de recomendable visionado. Aunque “Splice: Experimento Mortal” fue su cuarto film, en realidad llevaba trabajando en él desde que finalizó “Cube”, aunque retrasó su puesta en marcha a la espera de que los efectos especiales estuvieran a la altura de las exigencias del guión. Por fin, consiguió para su rodaje no sólo la financiación de diversas productoras canadienses, francesas y una americana, Dark Castle Entertainment (que llevaba años imprimiendo su sello en cintas de género fantástico como “House on Haunted Hill” (1999), “13 fantasmas” (2001), “Gothika” (2003) o “La Casa de Cera” (2005)) sino el propio aval de Guillermo del Toro y Joel Silver, que figuraron como productores ejecutivos.

martes, 26 de abril de 2016

2008- BABYLON – Mathieu Kassovitz




Puede que Francia sea uno de los pocos países que más hayan hecho para mantener con vida y dignidad al cine ciberpunk. Uno de sus films más influyentes fue, por ejemplo, “El Quinto Elemento” (1997), de Luc Besson, cuya fusión de acción ciberpunk y la temática metafísica de una mesías adolescente, todavía alimentan casi diez años después películas como la que ahora comentamos. Desde comienzos del nuevo siglo hemos podido ver otras incursiones galas en el ciberpunk más o menos explícito en “Distrito 13” (2004), “Immortel, ad vitan” (2004), “Renacimiento” (2006) o “Chrysalis” (2007).

El director francés Mathieu Kassovitz salió de la nada con su segundo film, “El odio” (1995), sobre la violencia incubada en los barrios de minorías étnicas de su país. A partir de entonces, el realizador se movió en el terreno del cine de género con “Los Ríos de Color Púrpura” (2000), un thriller sobre asesinatos y programas eugenésicos; la fallida producción americana “Gothika”, una historia de fantasmas con el sello de Dark Castle; y, por fin, su sexto film, “Babylon”, una incursión en el campo del cine de ciencia ficción ciberpunk.

miércoles, 20 de abril de 2016

2009- LA CHICA MECÁNICA – Paolo Bacigalupi







La concesión de premios siempre es un tema polémico sobre el que rara vez hay consenso. Los críticos suelen disentir unos de otros y el público con ellos. Hay obras galardonadas que al cabo de cinco años han quedado viejas y otras que no lo son y que todo el mundo considera clásicos. Pero muy de vez en cuando, aparece algún libro en el que todos parecen ponerse de acuerdo, como fue el caso de “Neuromante” (1984), de William Gibson, que ganó el triplete de los premios más importantes del género fantástico: el Hugo, el Nebula y el Philip K.Dick. Hubo que esperar nada menos que un cuarto de siglo para que se produjera la misma conjunción, y nada menos que, como había sido el caso de “Neuromante”, en una novela de debut: “La Chica Mecánica”.

viernes, 15 de abril de 2016

1993- ATRAPADO EN EL TIEMPO – Harold Ramis


En el mundo anglosajón, cuando alguien siente que su vida se ha convertido en algo insufriblemente monótono y rutinario, se refiere a ello como “El Día de la Marmota”, título en inglés (“Groundhog Day”) de la película que ahora comentamos. Esa intrusión de un film en el habla cotidiana dice mucho acerca del impacto que ha tenido en aquellos que lo han visto. Y es que esta cinta dirigida por Harold Ramis no es una simple comedia, sino una reflexión sobre la vida y la forma en que decidimos pasar por ella.