domingo, 20 de noviembre de 2016

FRED GAMBINO



Fred Gambino nació en Derby a finales de los años cincuenta. Desde su niñez fue un gran aficionado a la CF gracias sobre todo a las series televisivas del Doctor Who y los programas con marionetas creados por Gerry Anderson. Tras finalizar sus estudios de diseño gráfico, continuó practicando por las tardes mientras se ganaba la vida repartiendo cajas de frutas por el día. Consiguió su primer encargo profesional (la portada del libro “Beneath the Shattered Moons”, de Michael Bishop) a finales de los setenta, pero no fue hasta 1984 que su carrera despegó definitivamente gracias a las serie de portadas que realizó para Orbit Books, sello especializado en ciencia ficción y fantasía.



A mediados de los noventa, su agenda laboral estaba a rebosar. Trabaja incansablemente para multitud de editoriales y compañías, realizando desde ilustraciones publicitarias a portadas de libros. Un día, ojeando una revista, se topó con un artículo que venía acompañado por unas ilustraciones de paisajes naturales generadas por ordenador…. y todo un nuevo campo se abrió ante él. Se dio cuenta de que ahí estaba el futuro, dispuso de algunos ahorros y se compró un Mac, una impresora, un escáner, todo el software necesario… y empezó a aprender. Sus temores a haber quedado desfasado pronto se mostraron infundados. De hecho, no tardó en darse cuenta de que era un pionero en la nueva técnica de ilustración digital.

Con la entrada del nuevo siglo, Gambino vio cómo su pericia técnica e imaginación le abrían puertas a nuevos medios, medios que, de hecho, han pasado a constituir el grueso de su producción, como el arte y diseños conceptuales para programas televisivos, películas (desde “Jimmy Neutron” hasta “Los Guardianes de la Galaxia”) y videojuegos, campos todos ellos en los que ha trabajado
prioritariamente desde comienzos del siglo XXI. A su talento han recurrido nombres tan famosos como National Geographic, Paramount, Scientific American, Lego, Marvel o Mattel y en ese tiempo ha cambiado la vida de ermitaño característica de los ilustradores autónomos por el nomadismo obligado en los responsables artísticos de proyectos multimillonarios gestados por todo el mundo.

Combinando las técnicas de ilustración tradicionales (acrílicos, acuarelas, aerógrafo) con el arte
digital, las portadas de Fred Gambino son tan espectaculares estéticamente como capaces de transmitir emoción y sentido de la maravilla. Su estilo es una especie de híbrido entre la ciencia ficción “hard” de Chris Foss y el inmaculado hiperrealismo del aerógrafo de Jim Burns. Atrevidas y llenas de vida, sus ilustraciones combinan las sensaciones contrapuestas de fragilidad y poder inherentes a los seres humanos con la intimidante vastedad de un futuro lleno de posibilidades, desafíos y amenazas. Sus imágenes parecen cobrar vida sólo un paso más allá de nuestra realidad y al mirarlas resulta difícil no creer que los humanos podremos forjar un nuevo futuro, inventar tecnologías asombrosas y hacernos, gracias a nuestro ingenio, valentía y esfuerzo, con un lugar propio en el universo.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada