domingo, 18 de agosto de 2013

1993-BABYLON 5 (3)




(Viene de la entrada anterior)

Aunque la serie iba ganando popularidad, los actores de B5 eran todavía una colección de desconocidos. Por mutuo acuerdo con los productores, Michael O´Hare abandonó la serie. Sus intereses se dirigían hacia el teatro y quería regresar a ese medio, aunque luego retornara brevemente al programa para encarnar de nuevo a su personaje. Aunque a los fans les gustaba el comandante Sinclair, no todo el mundo estaba de acuerdo en cuanto a la personalidad del actor. Su abandono fue motivo de abundante polémica entre los aficionados en los foros de internet.


Era necesario encontrar un reemplazo como comandante de la estación. PTEN y Warner Bros exigieron una cara más conocida que facilitara la venta del programa al circuito de cadenas sindicadas. Y así entra en escena Bruce Boxleitner encarnando al capitán John Sheridan, un personaje que Straczynski afirma siempre tuvo en mente; simplemente hubo de adelantar su entrada en la historia. Sinclair fue retirado de la línea narrativa principal y convertido en el primer embajador de la Tierra en Minbari. Su personaje, no obstante, sería clave en el transcurso de la tercera temporada.

Sheridan es el único comandante militar humano que había conseguido una victoria contra los Minbari en la guerra entre ambas especies. Los Minbari, especialmente la casta guerrera, tienen lógicos reparos respecto a su nombramiento como comandante de la estación, pero resulta ser un ejemplo de valor, liderazgo y sentido de Estado. No tarda en ganarse el respeto y la admiración de todos cuantos habitan en Babylon 5. Su independencia y negativa a comprometer su integridad le pone a menudo en conflicto con el gobierno de la Tierra.

Al principio de la segunda temporada, cuando Sheridan llega a la estación, se sorprende del proceso de metamorfosis al que se ha sometido la embajadora Delenn, a través del cual se ha transformado en un híbrido humano-minbari. Esa metamorfosis la convierte en un nexo entre ambas especies y aunque su mente, actitud y comportamiento sigue siendo plenamente Minbari, los suyos sospechan de ella. Delenn acabará iniciando una relación romántica con Sheridan que culminará con un matrimonio que, además, se convierte en una poderosa alianza política. A medida que la serie avanza, Delenn demostrará también ser una líder militar fuerte y eficiente, sucediendo a Sinclair como comandante de los Rangers, un cuerpo de élite a mitad de camino entre los comandos y los espías.

Por otra parte, a medida que la temporada avanza, G´Kar se da cuenta de que un misterioso enemigo amenaza a la galaxia. Se le conoce como “Las Sombras”, y viajan a bordo de unas grandes naves oscuras, de forma insectoide y dotadas de un camuflaje y armamento contra los que el resto de las civilizaciones nada pueden hacer. Se trata de una antiquísima especie contra la que ya lucharon –y apenas ganaron- hace miles de años las razas más antiguas de la galaxia.

El embajador Centauri, Londo Mollari, no parece ser al principio más que un afable payaso
más interesado en las fiestas que en la política –una impresión reforzada por el hecho de que los Centauri tienen el aspecto más ridículo de la ciencia ficción televisiva-. Exteriormente se asemejan totalmente a los humanos, excepto las mujeres, que siempre llevan las cabezas afeitadas, mientras que los hombres esculpen su pelo en forma de abanico erecto sobre sus cráneos. Sin embargo, interiormente, los Centauri tienen una serie de características no humanas, como dos corazones y seis juegos genitales que pueden manipularse conjuntamente para alcanzar progresivos éxtasis.

En “Babylon 5” las apariencias pueden ser también engañosas en otros aspectos. Cuando las Sombras destruyen una avanzada Narn y dejan que los Centauri se atribuyan la victoria, estalla la guerra entre ambos imperios. El conflicto sigue su sangriento curso mientras la estación Babylon se convierte en destino de muchos refugiados. Finalmente, la armada Centauri bombardea salvajemente Narn, obligando a G´Kar a pedir asilo en Babylon.

A estas alturas, el ambicioso y acomodaticio Mollari (que un día se convertirá en emperador de la República gracias en parte a sus propias maquinaciones) se transforma en una figura más y más siniestra. Por ejemplo, jugará un papel central a la hora de aliar a su mundo con Las Sombras en la guerra contra los Narn, y aunque intenta deshacer esa relación una vez la contienda está ganada, se da cuenta de que el mal ya está hecho y que éste tendrá serias repercusiones en el futuro.

Y por si fuera poco, Sheridan y sus compañeros empiezan a tener fundadas sospechas de que la muerte del presidente de la Tierra –acontecida al final de la primera temporada- no fue un accidente, sino producto de una siniestra conspiración.

La acción de Babylon 5 se desarrolla entre los años 2258 y 2262, más o menos contemporánea al
el marco temporal de la serie original de “Star Trek”, que tenía lugar entre 2266 y 2269. La tecnología que se muestra en ambas series es bastante similar, aunque la primera no tiene transportadores ni replicadores. Sin embargo, en términos de desarrollo social y político, la Tierra del siglo XXIII de “Babylon 5” es sensiblemente menos utópica que la de Star Trek. Uno de los principales elementos del arco argumental de cinco años de aquélla es el descenso de nuestro planeta a los infiernos de un estado mundial distópico, marcado por el asesinato del presidente Santiago, un magnicidio orquestado por su vicepresidente, Clark. Éste sube al cargo de su antecesor apoyado por las Sombras. Si la Tierra de Babylon 5 ha de lidiar con estos problemas sociales y políticos, lo mismo vale para la mayoría de las especies alienígenas de la serie, incluso aunque su estadio tecnológico sea muy superior al nuestro. El mensaje es que el avance científico o tecnológico no conlleva necesariamente un mayor grado de perfección política o social.

“Babylon 5” desarrolla con amplitud esos problemas de alcance general al tiempo que los personajes han de enfrentarse a sus propios desafíos íntimos en mucho mayor grado de lo que lo había hecho “Star Trek” –y la mayoría de las series de ciencia ficción hasta la fecha-. La historia se tornó aún más oscura con la participación de los PsiCorps,

La segunda temporada finalizaba cuando Kosh, el enigmático embajador Vorlon, revelaba su verdadera naturaleza al salvar a Sheridan de un atentado terrorista. Los Vorlons se servían de un espejismo psíquico para ocultar su verdadera forma, lo que les permitía manipular a otras especies apareciéndose ante ellos como mensajeros angelicales de sus respectivas religiones.

El director Bruce Seth Green, que dirigió cuatro episodios de esa primera temporada, recuerda
la impresión que le causó la eficiencia que regía el quehacer de todo el equipo. Los guiones estaban listos varios días antes de comenzar a rodar. “Aquello era una de las cosas a las que yo no estaba acostumbrado y recuerdo sentirme muy contento por ello. Joe (Straczynski) tenía una idea muy clara de lo que quería contar en toda la serie (...) la línea argumental estaba bien definida y los guiones ya estaban listos para cuando yo me incorporé. Y eso no era la norma en otras series”. Otro director, Adam Nimoy, tenía la misma opinión: “Es muy útil para un director poder leer y releer el guión y dejarlo reposar un tiempo antes de comenzar a trabajar sobre él”.

Por desgracia, los vaivenes corporativos no tenían consideración por la armonía creativa que había alcanzado el equipo de la serie. En el limbo que media entre temporadas, sin previo aviso, Warner Bros avisó que el programa podría no renovarse debido a una diferencia de criterio con PTEN sobre las reposiciones. Afortunadamente, la situación se solventó el 8 de junio de 1995, dando vía libre a una nueva temporada.

En el tercer año de emisión, el objetivo era acelerar los acontecimientos y profundizar en varios de los misterios que se habían ido introduciendo poco a poco en las dos temporadas anteriores.

Debido a la intervención de Las Sombras, una guerra intergaláctica parece inminente, por lo
que Draal, el conservador de la Gran Máquina oculta bajo el gran planetoide cercano a Babylon, avisa a Sheridan e Ivanova de que es necesario que establezcan alianzas, que reúnan un Ejército de la Luz. Pero primero Sheridan tendrá que lidiar con asuntos igualmente siniestros pero más próximos a su hogar: el nuevo presidente de la Tierra, Morgan Clark ha puesto en pie un régimen totalitario supervisado por una insidiosa organización paramilitar, Nightwatch, cuyos miembros tienen órdenes de informar de cualquiera que les resulte sospechoso. Más tarde, varios capitanes de la flota terrestre se rebelan contra las órdenes de Clark, seguidos por varias colonias, particularmente Marte. EarthForce se encuentra así dividida en dos facciones: aquellos fieles a Clark y aquellos que piensan que es un dictador despreciable. Clark intenta capturar Babylon 5 y convertirla en base de sus operaciones, pero la batalla que se entabla por el dominio de la estación la gana en el último momento Sheridan gracias al apoyo de los Minbari comandados por Delenn. En el episodio “Sueños cortados” (abril 1996), uno de los momentos clave de la serie, Sheridan decide declarar a Babylon 5 territorio independiente de la Tierra en tanto Clark ocupe la presidencia.

Tras la secesión, el dinero se convierte en un problema aún mayor de lo que ya venía siendo para la estación. Toda la tecnología que utilizan cuesta dinero y la escasez de recursos lleva a tensiones y carestías entre el personal y los residentes de Babylon. En particular, aunque los principales personajes (aquellos que ostentan algún tipo de autoridad en la estación) viven en condiciones relativamente confortables, los trabajadores han de conformarse con habitáculos minúsculos en las peores zonas de la estación. Existe incluso una clase social de desgraciados que sobreviven en el Sector Marrón, aquel que se dejó sin terminar por problemas presupuestarios antes incluso de inaugurar Babylon. Son desheredados que llegaron a la estación en busca de una vida mejor sólo para encontrarse atascados en una situación aún peor que la que dejaron atrás y sin medios para marcharse. Ahora solo les queda sobrevivir, en algunas ocasiones recurriendo al delito, pero sin salir nunca de la pobreza. A pesar de este pesimista recordatorio de que los pobres también van a estar presentes en el futuro, la escasez que siempre planea sobre Babylon 5 puede también tener episodios cómicos, como el titulado “Cazador, Presa” (marzo de 1995), en el que se ordena a la estación desarrollar un plan de marketing que permita comercializar merchandising por toda la galaxia como forma de generar ingresos adicionales.

Esta revisión del capitalismo rampante de los noventa es una muestra de la forma en que JMS
mezclaba el humor con el drama. También nos recuerda que el capitalismo seguirá siendo un elemento a tener en cuenta en el siglo XXIII, señalando además una de las grandes diferencias con el universo de Star Trek, en el que ese sistema económico-social ha dejado paso a uno igualitario de alcance universal –al menos en la Tierra.

Y entonces, tras haber recibido una misteriosa carta, regresa a Babylon el embajador Sinclair. Acompañado por los principales oficiales de la estación y Delenn, el antiguo comandante viaja atrás en el tiempo y recupera la perdida Babylon 4 para utilizarla como base contra unos enemigos del pasado. Este episodio, “Guerra sin Fin”, dividido en dos partes, desvela muchos de los enigmas planteados hasta el momento, entre ellos el íntimo nexo que une a los humanos y los Minbari.

La temporada finalizó cuando el Ejército de la Luz reunido por Sheridan se enfrenta abiertamente a las Sombras por primera vez. El capitán recibe la inesperada visita de su esposa Anna, a la que creía muerta en el curso de una expedición comercial. Ambos viajan a Z´ha´dum, el mundo natal de Las Sombras y allí Sheridan se entera de los motivos que impulsan a esos siniestros alienígenas a sembrar el caos entre las otras especies. Rechazando de plano asumir sus objetivos, Sheridan se arroja al vacío antes de que la ciudad abisal de Las Sombras resulte destruida gracias a una estratagema de aquél. Por otra parte, Garibaldi es secuestrado por un misterioso navío que más tarde se descubrirá pertenecía a los Psi Corps. En la siguiente temporada, con su cerebro manipulado por Alfred Bester, Garibaldi colaborará involuntariamente en un plan para eliminar a Sheridan.

Katsulas, como muchos otros miembros del reparto, se sentía afortunado por participar en el
programa. Encontró un gran amigo en Peter Jurasik, cuyo personaje servía de contrapunto al suyo. La agria y volátil relación entre G´Kar y Londo era uno de los soportes de la serie. En este punto, tras haber completado tres temporadas y 66 episodios, Katsulas se dio cuenta de que las veces que ambos personajes habían compartido escena “¡no eran tantas!”. “Eso es lo que encuentro tan intrigante, el poder de esos dos personajes, cuando, de hecho, Joe los utiliza muy dispersamente”, destacaba Katsulas. “Y eso fue un acierto, porque cuando tienes algo bueno, lo mejor es no abusar de ello… Es mejor tener a los fans esperando a la próxima vez que los dos se enfrenten cara a cara”.


(Continúa en la siguiente entrada)

2 comentarios:

  1. He visto tu lugar y me parece de lo más interesante.
    No solo pues lo que estás proponiendo tiene un extenso conocimiento (o al menos eso aparenta)
    sino que la manera que posees de expresar tus ideas es genial.
    Espero que en algún instante podamos trabajar algo juntos o cuando menos que me des la oportunidad de percibir
    alguna visita tuya a mi blog y me des tus puntos de vista.
    Al final del día quien sino más bien otro blogger para juzgar
    el trabajo de uno.

    ten la confianza de Navegar en mi blog post: mira el Post original Aquí

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo. Encantado de que te guste mi blog. Visitaré el tuyo, pero déjame la dirección web. Un saludo.

    ResponderEliminar