martes, 11 de marzo de 2014

1999- FARSCAPE (y 3)




(Viene de la entrada anterior)

El tema central de la tercer año de “Farscape”queda bien resumido en el título del primero de sus episodios: “Temporada de Muerte”. Los fans asistieron sorprendidos a la muerte de Zhaan como consecuencia del letal desgaste que sufre para revivir a Aeryn; Crais, que se unió al equipo para impedir que Scorpius se hiciera con la tecnología de gusano, se sacrificaba para salvar al resto; Crichton seguía experimentando alucinaciones a pesar de habérsele extraído el chip -aunque consigue cierto control sobre ellas-; y, para complicar aún más las cosas, se introduce un “clon” suyo que alberga los mismos sentimientos hacia Aeryn.



El tema del clon –que obligó a Ben Browder a hacer “doblete” en la serie, interpretando a dos personajes iguales…pero diferentes- es un buen ejemplo de la heterodoxa aproximación de “Farscape” a la ciencia ficción. Los guionistas –algunos de ellos responsables de episodios diversos de varias de las series de la franquicia Star Trek-, estaban decididos a crear historias diferentes a las habituales en el género. El tema del clon era una vieja idea ensayada ya en “Star Trek”, pero en lugar de limitarse a lo conocido, en el episodio “Cómeme” desdoblaron al protagonista en dos Crichton “reales” e idénticos, diferenciables sólo por el color de la camiseta que visten. Uno, el de la camiseta verde, se queda a bordo de Moya con parte de la tripulación, mientras que el otro (apodado, para distinguirlo, “Talyn John” y con la camiseta negra), se une a Crais y Aeryn a bordo de Talyn.

Desde ese momento, las experiencias de ambos grupos divergen. “Talyn John” inicia una tórrida relación sentimental con Aeryn mientras lucha por mantener la tecnología de agujero de gusano alejada de los Scarrans.

Cuando Carleton Eastlake (cuya experiencia como guionista y/o productor en el campo de la ciencia ficción televisiva abarcaba desde “V” hasta “Star Trek: Voyager” pasando por “La Tierra:Conflicto Final” o “SeaQuest”) se unió al equipo de “Farscape” para colaborar en un arco de diez episodios, se quedó sorprendido por el frenético ritmo de producción. Sus responsables tenían que sacar adelante un episodio semanal coordinando el trabajo de tres oficinas localizadas en tres continentes. Las reuniones de productores, montadores y guionistas no eran las que él estaba acostumbrado en Hollywood. La mayoría de esas reuniones tenían lugar sobre la marcha en Sydney. “En la mayoría de los programas de Hollywood, acudes a alguna oficina en la que te pasas incontables horas en salas de reuniones con aire acondicionado, analizando y fragmentando las historias”, dice Eastlake. “Farscape era un poco diferente”.

Una típica reunión contaría con la asistencia de los productores David Kemper y Richard
Manning, los guionistas Justin Monjo y Lily Taylor. Lo que era diferente es que estas reuniones tenían lugar en el BMW de Kemper, “conduciendo por la izquierda a velocidad de vértigo, yendo como locos desde el departamento de efectos especiales al estudio del compositor musical y luego a los estudios”, bromea Eastlake. “David, que tiene una increíble capacidad multitarea, manejaba dos teléfonos móviles que recibían llamadas de Los Ángeles, Londres y Nueva York mientras todos proponíamos ideas y engullíamos nuestro almuerzo. En resumen, que había un asombroso parecido entre nuestras reuniones de guión y, digamos, un típico consejo de guerra entre los personajes de “Farscape” (…) Había una razón por la que los personajes de “Farscape” siempre se encontraban en movimiento y botando por entre agujeros de gusano por toda la galaxia y sólo muy de vez en cuando visitando su hogar o una imitación del mismo: era autobiográfico”.

Eastlake fue contratado con un único propósito. David Kemper pensaba que había llegado el momento de que Crichton muriera o, más exactamente, el “doble” de Crichton que viajaba junto a Aeryn y Crais a bordo de Talyn. Como se cuenta en el episodio en dos partes “Posibilidades Infinitas”, John y el Anciano (que adopta la forma física de Jack, el padre de Crichton), llegan al planeta en el que, en un capítulo anterior, la mecánico Furlow había conseguido acceso a la tecnología de agujeros de gusano, con el fin de evitar que venda tal sabiduría a los Scarrans. Al llegar al planeta se dan cuenta de que un destructor Scarran se dirige hacia allí y Jack diseña un arma capaz de destruir esa nave mientras John lucha con el clon neural de Scorpius.

Cuando Furlow mata al Anciano y traiciona a Aeryn y John, éste logra completar el artilugio
de Jack y lanzarlo contra el destructor, pero en el proceso recibe una dosis letal de radiación. Victorioso pero moribundo, regresa a Talyn para morir en los brazos de Aeryn, que quedará profundamente afectada por la experiencia. Fue una historia frenética rematada por un final conmovedor magníficamente interpretado por Ben Browder y Claudia Black.

Mi principal –y única- contribución a la mitología de la serie fue la manera en que los agujeros de gusano podían ser utilizados como arma”, recuerda Eastlake. “Habían ido apareciendo ominosas referencias a ello desde el principio, pero nadie había dispuesto del tiempo para sentarse e imaginar los detalles. Así que reflexioné sobre ello y tuve la idea de que el control sobre los agujeros de gusano implica que, además de su obvio valor como medio de saltar tras las líneas enemigas, podrían ser usados el arma definitiva, destructora de soles. ¡Fue una idea muy sencilla de vender!”.

Prueba del total eclecticismo de “Farscape” fue que, inmediatamente después de la trágica conclusión de “Posibilidades Infinitas”, los fans se encontraron, en el siguiente episodio, “Angel Vengador”, con un enloquecido homenaje a los dibujos animados de la Warner. Tras caer en coma, el Crichton superviviente a bordo de Moya, se sumerge en un mundo habitado por versiones “Warner” de él mismo y Scorpius adoptando los papeles del Coyote y el Correcaminos o Bugs Bunny y Elmer. La idea provino de David Kemper, que, tras estudiar los clásicos cortos del mítico estudio, escribió los segmentos animados con antelación para que un especialista australiano los pudiera dibujar y, a continuación, insertarlos en las secuencias con actores reales. “Angel Vengador” fue uno de los capítulos más atrevidos de toda la serie –y más caros-, confirmando la reputación de “Farscape” como la serie que iba a donde ninguna otra había estado antes. Ahora bien, ¿podrían los guionistas mantener la tensión dramática y la credibilidad en los siguientes episodios?

Mientras tanto, Rockne O´Bannon había ido distanciándose y dejando que los guionistas
impulsaran la serie siguiendo sus propios instintos. “Reescribí muchos de los guiones en la primera y segunda temporadas, pero para la tercera, sólo había ya tres episodios que quería firmar: Aeryn encontrando a su madre; la reunión del John superviviente con Aeryn; y la muerte de Crais y la destrucción del experimento de agujero de gusano orquestado por Scorpius".

De la misma forma que la adición de la sexy y provocativa Chiana había añadido un toque picante al tono de la serie además de servir de reclamo a los espectadores más jóvenes, al comienzo de la tercera temporada, el variopinto grupo recluta a un nuevo miembro. Joolushko Tunay Fento Hovalis (Jool para abreviar, interpretada por Tammy MacIntosh) pertenece a la raza de los Interion, estrechamente relacionada con los humanos. Su atractivo físico se convierte en motivo de fricción entre ella y Chiana, aunque su hostilidad mutua se explica también por sus diferentes orígenes sociales. A diferencia de Chiana, educada en las calles, Jool ha tenido una vida privilegiada y ha asistido a las mejores escuelas. Como resultado, es una persona caprichosa, malcriada, pretenciosa y (especialmente al principio) insufriblemente arrogante y egocéntrica. Sin embargo, también es extraordinariamente inteligente y culta, atributos que le permitirán ayudar al grupo cuando se requiera su ayuda. Su educación es, pues, especialmente valiosa en tanto en cuanto puede sustituir a Zhaan como responsable médico del grupo cuando ésta muere en el episodio “Heridas Autoinfligidas”.

Jool dejará la tripulación al comienzo de la cuarta temporada para trabajar como arqueóloga en un yacimiento que resultará tener una importancia capital más avanzada la serie. Su puesto es ocupado por Sikozu Svala Shanti Sugaysi Shanu (Raelee Hill), miembro de la especie Kalish,
sojuzgada como esclavos por los Scarrans, que los utiliza como administradores de su imperio. Sikozu incorpora a la historia cierto número de interesantes rasgos mentales y físicos que vuelven a demostrar la habilidad de la serie para mantener su interés aun cuando los personajes cambien.

La valiente Sikozu resulta ser un personaje mucho más fascinante que Jool, especialmente cuando, con la temporada avanzada, revela que es un miembro genéticamente modificado de la resistencia Kalish, capaz de emitir una radiación que mata a los por otra parte casi indestructibles Scarrans. La cuarta temporada vería también la incorporación de otro personaje, Utu-Noranti Protalong (Melissa Jaffer), una anciana de tres ojos y aspecto de bruja del planeta Trask. Noranti aporta una considerable dosis de humor gracias a sus detestables habilidades culinarias, escasa higiene y burdas maneras, aunque su sabiduría con las hierbas y sustancias contribuirá a sacar de apuros al grupo más de una vez.

El gran mosaico político galáctico, dominado por la Guerra Fría (cada vez más caliente) entre Scarrans y Pacificadores, fue el motor argumental de la cuarta temporada, con Crichton y sus amigos involuntariamente situados en el centro de la intriga mientras trataban de detener la escalada de tensión entre ambos bandos. A través de un agujero de gusano, John regresaba a la Tierra acompañado de sus alienígenas amigos para verse convertidos en celebridades mundiales y objeto de deseo de políticos poco escrupulosos; Aeryn, aún tratando de ordenar sus sentimientos hacia Crichton, revelaba que estaba embarazada… De hecho, una parte considerable del cuarto año trataba sobre los problemas de Aeryn para replantear su relación con el Crichton superviviente habida cuenta de los recuerdos que atesoraba del tiempo pasado en Talyn con el “otro” Crichton.

La cuarta temporada vería también la rehabilitación parcial de Scorpius, que llega a
convertirse, a regañadientes de todos los demás, en un miembro de la tripulación de Moya, demostrando la extraordinaria flexibilidad e impredecibilidad de los guionistas de “Farscape”. Precisamente, uno de los momentos cumbre de esta etapa es el arco argumental en tres episodios “Estamos Tan Jodidos”, en el que el grupo trata de rescatar a Scorpius del cautiverio de los Scarrans. Y es que para entonces los aficionados ya habían comprendido que las motivaciones aparentemente ególatras, codiciosas y diabólicas de Scorpius obedecían a su deseo de evitar que los crueles Scarran se convirtieran en el principal imperio de la galaxia; tal y como se nos muestra en un magnífico episodio, su odio a los Scarran deriva del maltrato que sufrió a sus manos durante la niñez por el mero hecho de ser un mestizo.

Así, el cuarto año de “Farscape” constó de una mezcla de episodios independientes y otros que se ensartaban en una continuidad orientada hacia un gran y dramático final en el Crichton y sus amigos se ven obligados a dar un paso desesperado y meterse en la boca del lobo. Finalmente, después de que John cerrara el agujero de gusano que conducía a la Tierra, Scarrans, Pacificadores y Scorpius parecían llegar a una relativa paz. Los últimos minutos de la temporada nos mostraban a John y Aeryn flotando pacíficamente en el mar, cerca de Moya, a bordo de un bote en un mundo aparentemente tranquilo. Justo cuando John le propone matrimonio a Aeryn, aparece repentinamente una nave y los desintegraba en mil pedazos…. “Continuará…”. De nuevo, los fans se quedaron con la boca abierta.

Aunque el Sci-Fi Channel, ya en la tercera temporada, había encargado la cuarta y la quinta, la
cadena se había reservado el derecho de cambiar de opinión respecto a esa última… y lo ejerció. A pesar del continuo éxito entre los críticos, múltiples premios Saturn e incluso una nominación a los Emmy para el diseñador de vestuario Terry Ryan, el programa llegó de esta forma, en marzo de 2003, a un abrupto e inesperado final. Las cifras de audiencia se habían estancado e incluso descendido. “Stargate SG-1”, ahora emitido por el propio Sci-Fi Channel, atraía más espectadores. Además, “Farscape” era una serie especialmente cara. La cadena ofreció a O´Bannon la posibilidad de continuar con una temporada corta de diez episodios, pero el productor se negó, enfadando de paso a los ejecutivos.

Los fans, enfurecidos y dispuestos a no quedarse sin el final que merecían, se lanzaron a la
acción. Sabían de la cancelación desde septiembre de 2002, cuando David Kemper expuso la situación en un foro de internet. El ciberespacio echó chispas cuando los Scapers, en cuestión de horas, reaccionaron masivamente tratando de mantener viva a su serie favorita. Recaudaron dinero, escribieron cartas y emails, colocaron anuncios en revistas… incluso la CNN dedicó un reportaje a la apasionada campaña.

Nadie se rindió, ni los fans ni los creadores de “Farscape”. Semejante revuelo y dedicación por parte de todos los involucrados le permitieron a Brian Henson encontrar apoyo financiero en Europa para producir una miniserie de cuatro horas con un presupuesto de 20 millones de dólares que permitiera poner un digno punto y final a la serie. Y así, en octubre de 2004, dieciocho meses después de su cancelación, “Farscape” regresó como “Las Guerras Pacificadoras”, emitidas en el Sci-Fi Channel, paradójicamente el mismo canal que le había dado carpetazo. Las cifras de audiencia fueron buenas, alrededor de seis millones de espectadores, pero no mayores que las que el programa había registrado durante su última temporada, por lo que se puede concluir que la miniserie no atrajo a una masa sustancial de nuevos aficionados.

“Las Guerras Pacificadoras” fue un testamento a la pasión y fidelidad que suscitó la serie. Todo el reparto de la cuarta temporada y algunos actores de las anteriores así como y la mayor parte del equipo creativo accedió a participar en el rodaje de una historia escrita por O´Bannon y Kemper a partir de las ideas que ambos barajaron para el nunca rodado quinto año.

Aunque el final de la última temporada nos había mostrado cómo John y Aeryn morían tras ser reducidos a trocitos, usando tecnología alienígena sus compañeros se las ingenian para reconstruirlos y devolverlos a la vida solo para encontrarse, ahora más que nunca, envueltos en la guerra entre Scarrans y Pacificadores.

Los sacrificios son terribles (Jool muere durante un bombardeo nuclear y D´Argo pierde la vida en la batalla final), pero John consigue, desatando el poder de la tecnología de agujero de gusano, obligar a las aterrorizadas partes en conflicto a negociar la paz. Él y Aeryn, casados por fin entre combate y combate, y su hijo, bautizado D´Argo y nacido en mitad de un desesperado asedio, terminan la peripecia dispuestos a disfrutar de una bien ganada paz. Aunque Crichton ya no podrá nunca regresar a la Tierra, ha encontrado un nuevo hogar entre las estrellas.

Y ese fue el final… por ahora. Desde entonces han aparecido novelas, comic-books y ha
circulado un continuo rumor sobre la inminente y nunca concretada realización de webisodes en la página de Sci-Fi Channel; pero la serie, aunque todavía muy viva en el recuerdo de todos los que la vieron y quienes participaron en ella, parecía tener pocas posibilidades de regresar –al menos en la forma y con los actores originales-. Y he aquí que recientemente el guionista Justin Monjo afirma que ha terminado el guión de una película de “Farscape” que sería dirigida por Brian Henson. ¿Ocurrirá algo parecido a lo que ya sucedió con “Firefly” y “Serenity”? ¿O acabará siendo otro jarro de agua fría para los fans?

Mientras tanto, para todos aquellos que les guste la ciencia ficción de aventuras, con un reparto de interesantes personajes, abundantes dosis de originalidad hasta rozar lo estrafalario y no poco humor en absoluto inofensivo, que le dediquen algo de tiempo a visionar “Farscape”. No perderán el tiempo.


6 comentarios:

  1. ¡Qué gusto leer por fin tu conclusión de esta genial serie de artículos sobre una de las mejores series de ciencia ficción! Por cierto, admiro tu buena memoria para recordar tanto detalle. Eso sí, creo que con el gran Skorpius (a mi parecer el mejor personaje del programa) seguiste siendo injusto, al dedicarle tan pocas líneas. Una pregunta ¿Quién es tu personaje favorito de "Farscape"?

    ResponderEliminar
  2. Hola Elwin. En cuanto a mi personaje favorito... no es que haya uno en particular, creo que en un momento u otro de la serie todos tuvieron oportunidad de brillar. Aunque Zhaan siempre me pareció fascinante tanto por su naturaleza vegetal como por ese espíritu violento a duras penas reprimido; Sikozu también me pareció muy interesante, aunque nunca se pudo desarrollar todo su potencial. Skorpius también me pareció uno de los más fascinantes, sobre todo hacia el final de la serie, donde se desarrolló más su ambigüedad. Y quizá especialmente Aeryn Sun, quien creo que terminó siendo un personaje muy diferente al del principio, con una evolución paulatina y llena de buenos momentos. Además, me gustaba esa dicotomía entre su carácter guerrero y decidido y su lado sentimental, normalmente oculto y sólo entrevisto.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Hola...es un placer encontrar otro blog de ciencia ficción y ¡¡no tenia ni idea que existia Farscape!!....pinta muy bien....comparto mi blog tambien dedicado a la ciencia ficcion (y descargas)...en el chat podeis compartir videos....me apunto a tu blog..me ha gustado..
    http://filememory.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. En la serie, a cuánto tiempo se refieren con un Arno y un ciclo?

    ResponderEliminar